Carrito

ediciones en el mar

¡Felices lecturas desde ediciones en el mar!
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Queridas amigas, no queríamos dejar pasar la oportunidad de recomendaros hoy algunas lecturas que nos han marcado de alguna forma. Nuestra querida correctora, Ana Castro, es una lectora voraz y una ferviente defensora de las sinergias en el mundo literario. Por eso estamos felices de abrirle un espacio en nuestro blog para que su voz y energía suenen más alto. Esperamos que os resulte interesante y que algunas de estas recomendaciones pasen a vuestra wish list.¡Disfrutad!

Hoy más que nunca nos sumergimos, como si estuviéramos en La curiosa librería (Pastel de Luna, 2020) de Shinsuke Yoshitake, entre libros y libros para daros algunas de nuestras recomendaciones de la mano de Ana Castro, nuestra correctora:

Aunque no haya sido reconocida lo suficiente, Alda Merini (1931-2009) es una de las mejores poetas italianas del siglo XX, pero fueron su marginalidad, pobreza y su condición de enferma mental las que perfilaron su destino. La locura –Merini insiste en nombrarla– la aisló en manicomios donde fue denigrada como persona y madre. Este libro autobiográfico, que ahora la combativa editorial Tránsito y su maravillosa editora Sol Salama recuperan, nos muestra, con toda la intensidad lírica que caracteriza sus textos, aspectos cruciales de su dura vivencia. Se alzan hoy como una denuncia más de todo lo que tuvieron que soportar las mujeres que fueron borradas en instituciones casi carcelarias.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Para Merini, “la loca de la puerta de al lado” es la vecina; para nosotras, es ella y también nosotras. En ese fluir libre de la consciencia en el que atraviesa el amor, la familia y el dolor, casi desde las puertas del infierno, confiesa. Y cuando empieza con la primera palabra es incapaz de detenerse, siempre tan lúcida. Tremendamente inocente a la par que provocadora, La loca de la puerta de al lado no deja indiferente, te cambia. Quizás sea porque Merini comentó acerca de ello en una entrevista: “La locura es una de las cosas más sagradas que existen. Es un camino de dolor purificador, el sufrimiento como quintaesencia de la lógica. La locura debe de existir por sí misma (…). Nosotros la llamamos locura, ootros la llaman enfermedad.” Ella la considera nuestro vínculo mágico con la realidad, nuestra manera de defendernos de ese enemigo que no entrevemos con claridad. Y cuánta sabiduría en sus palabras.

Trenza roja (Autoedición, 2020)

Trenza roja es el resultado de dos años de trabajo conjunto entre Iosune de Goñi e Inés Martínez. En realizad, es una publicación que comprende dos fanzines anudados entre sí cuidadosamente por las manos de una y otra. La enfermedad ruge en sus páginas para acunar el dolor hasta ser capaces de conducirlo a la luz. Pero también es amistad, manos que nos se sueltan y amor de hermana, porque en estos dos fanzines De Goñi y Martínez trenzan sus experiencias, sus dolencias, en forma de fotografías, textos intimistas (en verso y en prosa) e, incluso, autorretratos.
La luz de una y otra, el calor de amiga, va trenzando ese camino de acompañamiento en el dolor pero también en la creación para destellear por todas partes amor y más amor.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
“El proceso ha sido largo pero, aunque al principio sentía que íbamos muy despacio, ahora veo que en un proyecto como este, no solo independiente, sino que trata temas tan delicados como la enfermedad, el dolor (también el acompañamiento o la luz que entre nosotras, las autoras, nos regalábamos semana tras semana), es importante tomarse el tiempo que sea necesario para que salga bien o te sientas completa/agradecida/orgullosa con la obra,” afirma Inés Martínez.

El Evangelio (Blackie Books, 2021)

Vozdevieja, el anterior libro de Elisa Victoria, nos había dejado con ganas de más, porque había contado la infancia de nuestra generación, los millennials. Ahora, con el diseño impactante que caracteriza a los libros de Blackie Books (pero yendo más allá: portada y contraportada negra y filos de páginas teñidos de rosa neón) y su provocador título, El Evangelio, que resuena al colegio de monjas en el que estudió Marina (la protagonista de su título anterior), se centra en una joven maestra que ejerce, precisamente, en un colegio de monjas y que se propone “salvar a sus alumnos”, sin estar bautizada ni haber tenido ningún contacto con la Iglesia, porque le resulta aterradora lla doctrina tratan de inculcar, hasta el punto de suplicar:
«Mundo maldito, llévame a mí si quieres que ya estoy podrida de todas formas pero no me chafes a Alberto, a Alberto déjamelo tranquilo dando saltos en su casa vestido de gato, déjamelo que haga dibujos, que plante árboles, que baile (…).»
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
No es un libro apto para todos los públicos y probablemente en unas suscite críticas y en otras aplausos, pero lo que es innegable es que con él Elisa Victoria se sitúa como una de las narradoras más influyentes de nuestra generación en el panorama nacional, que se ha dado de bruces con sus expectativas y con un mercado laboral siniestro y voraz.

Salvo Imprevistos (Liana Editorial, 2021)

Y, en último pero no por ello menos importante, la joya de la corona, la niña de nuestros ojos: Salvo Imprevistos (Liana Editorial, 2021). Es un must para todos aquellos que aprecien las novelas gráficas, la edición de calidad (el dibujo granulado es impresionante, así como las texturas del papel) y los libros de artista, porque todo eso aúna este título, que ha sido nominado al Gran Prix Artemisia 2020. Además, ¡hasta aparece Katherine Mansfield (hay referencias directas a su Diario, a Felicidad y otros cuentos y su poesía El abismo!
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Lorena Canottiere, conocida por su famoso libro-habitáculo Verdad, explora la incomunicación a la que nos vemos sometidos en la actualidad por las inteligencias artificiales que nos acompañan y también la soledad que llega de imprevisiblemente y nos devora. El aislamiento acecha, pero queda el arte, queda aferrarse a aquellos momentos de luz en los que fuimos felices, y esta maravillosa oportunidad que nos han brindado Canottiere y su estupenda editora para conocerla a fondo a través de sus palabras:
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Ana Castro: Lorena Canottiere era una apuesta segura después del éxito de su libro Verdad pero... ¿Cómo llegó a tus manos de editora Salvo Imprevistos y por qué decidiste apostar por él ahora, en un momento en el que el sector del libro no atraviesa su mejor momento.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Editora: Me interesa mucho el trabajo de Lorena Canottiere, conocía sus obras anteriores y quise investigar más. Contacté con su agente y él me envió la información relativa a los dos libros. Ambos me encantaron y obtuve los derechos de traducción poco antes de que se declarase el estado de alarma. Como ocurre con la buena literatura en los dos meses siguientes Salvo imprevistos se reveló casi profético. Me acompañó en los primeros meses de encierro, junto a la obra de Katherine Mansfield que volví a leer gracias a este título. En un primer momento pensé publicar antes Salvo imprevistos y después Verdad. Sin embargo, Lorena me contó que estaba trabajando en el cartel de la Semana Negra de Gijón donde iba a ir como invitada, de hecho Norman Fernández estaba organizando una exposición con una selección de láminas originales de Verdad. Con Lorena pensamos que iba a ser maravilloso poder tener el libro para el verano, ahí en Gijón, y cambiamos el orden de salida de los libros, dejando Salvo imprevistos para marzo de 2021. Ha surgido todo de una forma muy natural y trabajar con Lorena ha sido un lujo para mí. Es una artista sólida, seria, completa, comprometida, visionaria, su entramado de ilustraciones, textos y silencios deja al lector en la otra extremidad del hilo que envuelve el nudo de la narración, con algo tan valioso como un puñado de buenas preguntas.
Sobre el momento que estamos viviendo, incluso en el sector editorial, qué puedo decir: se declaró el estado de alarma una semana después de que Liana editorial celebrase un año en las librerías. Acababa de liarme la manta a la cabeza y sencillamente seguí haciendo los libros que quiero con fuerza en mi pequeño catálogo.

AC:¿Qué tipo de libros necesitamos en este impass pandémico del que no sabemos cuándo ni cómo saldremos?
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Editora: Los protagonistas de Salvo imprevistos están buscando comprender y avanzar, pero se encuentran ante un límite, una línea que los conecta entre ellos y a todos nosotros. Nos miran desde la distancia, llegan casi a la incomunicación pero su propia existencia y sus investigaciones siguen conectadas a la narración y nos plantean preguntas. Necesitamos leer buenos libros que nos sacudan.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
AC: Rocío, el homebot de la protagonista, Mauri, echa de menos a su dueño cuando no está en casa. ¿Qué despierta esta emoción en Lorena? ¿De dónde bebe este sentimiento y esta idea base? ¿Es ese el germen del que brota Salvo Imprevistos?
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
LORENA CANOTTIERE: Salvo imprevistos nace de la idea de profundizar en los problemas de comunicación que vivimos en una época en la que, paradójicamente, la comunicación nos inunda, pero es cada vez más superficial, estéril, orientada al producto y al consumo frenético de contenidos y modelos de vida de baja calidad. La narración después se ha ido amplificando y ha englobado a tres personajes que están seriamente comprometidos con su investigación personal, en ámbitos distintos (ciencia, literatura, tecnología…). Esos tres personajes, los personajes humanos de la historia, sufren la frustración de saberse incomprendidos y sin el reconocimiento que consideran merecerse; se sienten excluidos por la sociedad y por sus seres queridos, precisamente a causa de las respectivas pasiones que les han llevado a sumergirse en la idiosincrasia de los lenguajes de sus investigaciones.
El Homebot, Rocío, a su vez, empieza un camino de investigación y lo hace a partir de lo que la distingue de los humanos, es decir, poseer un cuerpo. Por curiosidad y, sí, también por aburrimiento. Es justamente por el hecho de empezar a curiosear por las videocámaras y en las bases de datos a las que tiene acceso movida por el tedio, que destaca como uno de los personajes más “humanos” del libro. Aun siendo el único personaje no humano, se aburre y llega a cuestionarse la esencia del “algoritmo humano” y a plantearse lo imprevisible. Rocío consigue dejar a un lado la lógica racional de la máquina para llegar a un razonamiento emocional, mientras que los humanos parecen haber olvidado que la vida en sí es un mecanismo imprevisible y que por eso mismo es posible subvertirlo.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
AC: ¿Cómo aparece Katherine Mansfield entre todos los demás personajes (Marzia; Liam...) casi pseudohumanos en un mundo donde el apego parece destinado a la extinción?
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
LC: Katherine Mansfield transcurrió largas temporadas de convalecencia en Liguria, en los Alpes y en Provenza. En su Diario, en el período que siguió a la muerte de su hermano Leslie que ella pasó, sola, en el sur de Francia, hace referencia a encuentros y diálogos con el fantasma del hermano. Esa estancia en particular fue cargada de sufrimiento para Katherine, que cuenta en el Diario que se siente sola, reprocha al marido las pocas contestaciones a sus cartas (es cierto que ella, a veces, llegaba a escribirle hasta cinco cartas al día), describe como pasa varios días a la semana sin hablar con nadie y que está llena de dudas que la atormentan: sobre la escritura, sobre el valor de su trabajo, sobre si y cómo se le reconoce su esfuerzo. Cuando leí esas páginas en su Diario, pensé que era el espejo de lo que yo quería contar.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
AC: ¿De dónde nacen los otros personajes: Marzia y Liam y qué representan para ti como autora, para el propósito de tu libro?
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
LC: Marzia es una chica de 14 años ensimismada, en busca de algo, de una “línea de demarcación”, un límite entre ella y los demás. Encierra en sí un mundo vivo de intereses y de iniciativas que se manifiesta solo en las redes. Una de sus iniciativas la llevará ante un tribunal, sentada en el banquillo de los acusados, una vez más frente a adultos incapaces de estimular su curiosidad o merecer su estima. Marzia no se siente ninguna motivación para buscar un contacto con quienes forman parte de un mundo que la ha decepcionado.
Liam es un astrofísico que después de la universidad ha tenido que vivir un tiempo de varios trabajitos para subsistir y que de repente se encuentra ante la posibilidad de seguir con su investigación. Está convencido de que se trata del trabajo de su vida, pero se ve obligado a elegir entre su pasión y su novia.
Representan las dos caras de la misma alienación, la pérdida de un centro de gravedad de quien sigue una pasión, una necesidad, mientras que los demás parecen empeñados en alejarlos de su objetivo.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
AC: De alguna forma, con Salvo Imprevistos tratas de llamarnos la atención sobre a dónde vamos como especie, con tintes lejanos de 1984 y Un mundo feliz, y nos presentas una sociedad casi apocalíptica, aunque sus personajes no se den cuenta. ¿Por qué poner en medio de todo ello a Katherine Mansfield y no a cualquier otra escritora?
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
LC: Hay cosas en los libros que sencillamente acontecen. Después, con el tiempo, a lo mejor conseguimos explicárnoslas, pero no siempre. Tenía claro que quería hablar de Katherine incluso antes de encontrar en su Diario esa conexión de la que hablaba antes. Tal vez porque la vida de Katherine Mansfield se amoldaba perfectamente a lo que quería contar yo. Fue tenaz y valiente, al igual que lo fue su escritura, y siempre a pesar de las adversidades: desde la constante falta de dinero, a su enfermedad y a la dificultad de ser aceptada como persona y como escritora. Siempre fue ajena al contexto, siempre extranjera, envidiada por muchos y por esta razón mantenida siempre a cierta distancia. Como los demás personajes, también Katherine transforma la soledad en creación, en una forma de superar los límites.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
AC: ¿Hay alguna vinculación personal entre la obra de Katherine Mansfield y tú? De hecho, conoces a fondo su obra. ¿Dónde está Lorena en el Diario de Mansfield, escrito en 1927, Felicidad y otros cuentos y en su poesía El abismo?
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
LC: Me enamoré de Katherine Mansfield en el momento exacto en el que leí sus relatos, de adolescente. Entonces “Felicidad” me invadió (no hay otra forma de decirlo), la forma en la que describe la alegría en el cuerpo, en los gestos. Ella había entendido mi mundo y me lo estaba explicando con las palabras correctas, que resonaban al ritmo de lo que yo sentía.
Me gusta todo lo que escribió y me gusta el hecho de que tenga una novela inacabada. Me gusta su forma de describir a las personas a través de los diálogos, de los gestos; la manera sutil en la que describe la ternura y la mezquindad que se esconde justo un poco debajo. Es lúcida, honesta, vibrante, siempre extremadamente sincera.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
AC: ¿Podrías explicarnos cómo se traslada toda esta atmósfera al aspecto gráfico? ¿Qué recursos has decidido usar deliberadamente?
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
LC: En Salvo imprevistos hay un color (una tonalidad de rosa) común en todas las historias, sin embargo para cada personaje he usado una técnica ligeramente distinta. Para Katherine cinco colores superpuestos para lograr un resultado cromático que recordara la atmósfera de principios del siglo pasado. Para Liam he usado tres colores y la misma técnica de mi libro anterior, Verdad. Para Marzia he usado dos colores y un fondo que en vez de “colorear” con un lápiz, he borrado –digitalmente- con una goma de borrar. Lo hice así porque me pareció más coherente con el personaje de Marzia que intenta desaparecer, hacerse invisible a los demás. Finalmente para Rocío, la inteligencia artificial, he diseñado todo con el ordenador (mientras que para los otros personajes hay siempre una parte de dibujo manual y otra digital) y he añadido unos retículos diseñados por mí para reproducir la idea de un filtro, como los píxeles de un vídeo. He intentado acercarme lo más posible a las atmósferas que tenía en la cabeza cuando el libro era todavía una idea.

Leave a Reply