La flor muerta del algodón – Nerea Rojas

(5 valoraciones de clientes)

10,00

La flor muerta del algodón nace de la necesidad de nombrar, pensar y poetizar el dolor de las mujeres. Es un viaje circular que comprende la búsqueda, la supervivencia y la reconciliación. Pretende explorar el cuerpo como espacio político, así como los posibles resquicios de un lenguaje en ruinas desde los que enunciar una resistencia. La memoria, la violencia y el poder son otros temas a través de los cuales se va tejiendo una cruda y rebelde aspiración a la libertad.

 

Detalles del producto:

Primera edición: febrero de 2020.

Tapa blanda. 74 páginas.

ISBN-13: 978-84-120371-6-6

DL TO: 10-2020

SKU: 007 Categoría:

Información adicional

Peso 104 g
Dimensiones 13 × 20 cm

5 valoraciones en La flor muerta del algodón – Nerea Rojas

  1. Iriaagi

    .
    Cando leo poesía síntome abatida, porque a poesía é susceptible de ser interpretada, e a min xérame certa inquedanza non saber o que a autora realmente quere transmitir. Quere decir esto ou quizás esto outro? Que estará sentindo? Quero empatizar con ela.
    Para min é axitado leer poesía cando se escribe sobre maternidade e dor, aínda que aquí atopo un lugar donde mecerme, un hombro sobre o que apoiarme. Asinto coa cabeza.
    La flor muerta del algodón vai sobre dor, maternidade, sororidade, procesos de duelo, linguaxes, instrumentalización médica, memoria ancestral e invisibilización. Cada final de verso é un disparo na sien.
    “La maternidad es una cuestión de Estado.
    Yo soy un Estado enfermo,
    de gritos que no calan,
    de huellas que no se encuentran con la luz.
    Y la enfermedad del Estado, 
    es sagrado mantenerla en silencio”
    .
    Rojas emplea cantidade de metáforas que fan da pena algo completamente bello e últimamente en @edicionesenelmar estou atopando esto; escritoras que son capaces de construír dende a dor e fan dela algo fermoso. E eu non salgo do meu asombro preguntándome, como é posible? . “El dolor no es lo peor

  2. Elena Sánchez Sampedro

    Es un libro muy humano que habla de la no maternidad, las renuncias, la violencia contra las mujeres por lo que significa ser mujer, la deshumanización de la sanidad en estos ámbitos, la herencia familiar y las imposiciones en cuanto a la feminidad. Todo tratado con un lenguaje muy cuidado y a la vez tan profundo pero real que que te hace llegar a la conexión con la autora.

  3. marta.gilabert.guzman

    BRUTAL! no he leído nunca nada que me haya llegado tanto. Es como mirarte hacia dentro. No hay palabras, hay que leerlo.

  4. Diana Nastasescu

    En “La flor muerta del algodón” Nerea habla del dolor, de ese dolor que compartimos todas las mujeres con nuestras hermanas pasadas, presentes y futuras. Se forma desde el interior de nuestras madres y sabes que “te dueles porque tenía que ser así”, es un dolor ancestral casi cultural. El poemario está dividido en tres partes: Génesis, Medicalización y Maternidad; en cada una de ellas la autora utiliza los símbolos de la feminidad para mostrar la maduración del cuerpo a través del dolor y la sangre, y los tratamientos (a veces) innecesarios para paliar los efectos de ser mujer.

    Se pregunta si “¿hallaré algo detrás del dolor?” y se responde que “tal vez este dolor sea un lenguaje”, que “se parece a la guerra”, “resucita de una flor muerta”, “un verdugo silencioso” que “nunca se esfumará”. En sus versos una reconoce el mismo monstruo que le araña el vientre por dentro, que la hace sentir “atrapada por el aparato reproductor”, un castigo “una vez cada no demasiados días” en forma de sacrificio sangrante por estar enferma, por no ser madre.

    Nerea describe la menstruación como lo que es, dolor, ausencia de maternidad (“un espejo que me llama deshabitada”), o, en su caso, una maternidad diferente de un “hijo invisible que yace // entre mis muslos temblorosos”, “otro hijo imaginario fallecido”. En su primer poemario, la autora consigue transmitir tanto, pero tanto, que tuve que parar para respirar entre verso y verso.

  5. criscrismacian

    Leer a Nerea ha sido como abrazar el dolor de la forma más sincera que te puedes imaginar. He tenido que releer cada verso, subrayarlo y dejarlo reposar, porque es de esa poesía que atrapa por dentro y no te suelta. Gracias a la editorial por apostar por el talento de Rojas, ha sido un grandísimo descubrimiento y ojalá tener pronto en la estantería otro pedacito más de la autora.

Añadir una valoración